cachan a "tortilleras"

Correo electrónico Imprimir PDF

PREPOTENTE. Luci Aguilar López amenazó a los uniformados con su destitución.

Una pareja de calenturientas lesbianas fueron sorprendidas in fraganti por elementos de la Policía Municipal Preventiva (PMP), cuando daban rienda suelta a sus más bajos instintos en una zona oscura del balneario Punta Esmeralda, motivo por el que fueron detenidas y puestas a disposición del juez cívico por faltas a la moral.

Los hechos se registraron minutos antes de la medianoche del pasado miércoles, cuando los guardianes del orden realizaban sus recorridos de vigilancia en el sector Colosio y Nicte Há.

Al trasladarse al balneario Punta Esmeralda, observaron un vehículo marca Seat, tipo Ibiza, color rojo, con placas de circulación UUS-19-10, el cual se encontraba estacionado de manera sospechosa en un área oscura.
Del interior de la unidad, podían escucharse extraños sonidos guturales, similares a los quejidos y pujidos, por lo que temiendo que se tratara de una ejecución en proceso se acercaron y rodearon el automóvil para inspeccionar.

Sin embargo, grande fue la sorpresa de los uniformados al observar que los quejidos provenían de la parte trasera de la unidad en la que se encontraban dos mujeres sosteniendo relaciones sexuales totalmente desnudas, incluso sus prendas interiores estaban en las ventanillas del auto compacto, que se convirtió en motel ambulante.

Una de las "machorras", identificada como Lucía Aguilar López, de 38 años de edad, alias "La Maseca", estaba realizándole sexo oral a la otra mujer, identificada como Teresa de Jesús Pajano López, de 24 años de edad, originaria de Veracruz, de ocupación enfermera, quien no se percató de la presencia de la sagrada autoridad municipal porque tenía cerrados los "ojitos", disfrutando del placentero momento.

Se puso altanera
Después de ser sorprendidas, ambas fueron invitadas a vestirse y bajar del vehículo, lo que provocó el enojo de Lucía Aguilar López, quien advirtió a los policías que se arrepentirían de sus actos ya que era pareja sentimental de la reportera internacional Martha Caballero, quien con solo tronar los dedos podía lograr que fueran dados de baja de la corporación.

A pesar de sus amenazas, la autoridad cumplió con su deber porque fueron abordadas a una patrulla y trasladadas a las instalaciones de la dirección de Seguridad Pública para ser puestas a disposición del juez cívico por faltas a la moral.

Cabe hacer mención que las lujuriosas "tortilleras" no tardaron mucho tiempo tras las rejas, porque al edificio de la policía llegó una mujer, quien se identificó como Bernarda de la Cruz, secretaria de actas de la CROC, quien pagó la multa de ambas para que pudieran obtener su libertad.

  Share
Share |