Socialismo Vs Comunismo

Socialismo y comunismos, dos ideologías diferentes nacidas en respuesta a la revolución industrial, aparecieron gracias a la gran cantidad de trabajadores explotados por los capitalistas dueños de fabricas, quien acosta del maltrato a sus empleados  enriquecían sus bolsillos.

A pesar de su origen y las similitudes que comparten, el socialismo y el comunismo son dos corrientes completamente diferentes con notables puntos que destacar en base a esto. La diferencia de ambos radica principalmente en la forma en la cual ambas ideologías toman su posición en relación a las clases sociales.

El  socialismo busca regular la inherente lucha de clases y el comunismo busca la eliminación de dichas clases sociales.

En la actualidad ambas corrientes han dado un gran cambio. El comunismo hoy en día corresponde netamente a una ideología política, representada por los partidos comunistas en el mundo. Por el otro lado, el socialismo en sí, se identifica más como una  tendencia política de izquierda reformista pero moderada.

Los socialistas poseen la creencia de pleno control de la economía y que esta se consigue con la participación del pueblo en la mayoría de lo posible, sin clases ni distinciones sociales.

La producción debe distribuirse de conforme el tipo de  trabajo de las personas, la cantidad y la calidad del trabajo realizado. Sin embargo, consideran importante contar con la producción suficiente para cubrir las necesidades de todos.

En cuanto al comunismo, aquí se pinta la idea de una sociedad libre sin ningún tipo de categorización y alineación en rangos, donde la propiedad privada pasa a ser completamente del estado. En  el comunismo, el asunto en algunos casos suele tornarse como una especie de dictadura ya que se implementa un estado totalitario.

Como se dijo anteriormente, el comunismo se asocia con el sistema político; no se limita a lo económico y actúa de forma radical bajo la creencia de que la eliminación por completo de la propiedad privada y del capitalismo, se podrá llegar a la eliminación de las clases sociales.  Por esta razón las grandes empresas son propiedad neta del gobierno en cuestión.

En conclusión, el comunismo y el socialismo surgieron como métodos que fueron diseñados para mejorar la vida de  los pueblos y así distribuir por igual la riqueza entre las personas y por lo tanto; crear una sociedad sin clases. En sentido práctico, sin embargo, ninguno de los dos ha sido capaz de lograr su objetivo ideal.